Toque, concierto y ritual: 4 pesos de propina, La Pegatina y Cruzando el Charco en Teatro Vorterix

Por Gerardo Notararigo | Fotos por Yaye Amorin

La crisis nos castiga a todes, de este y el otro lado del Río de la Plata, de este y del otro lado del Atlántico. Pero si hay algo que aprendimos a hacer de este lado del charco, es a surfearla. El sábado 16 los surfistas de la crisis encontramos un show del manual de Lita de Lázzari, que cumplía con tres pilares fundamentales de esta búsqueda: bueno, bonito y barato. Según del lado del río donde se mire, fue toque, concierto o ritual; en pleno corazón de Colegiales, apto para todo público y con un fiestón bailable asegurado. Desde Montevideo, 4 pesos de propina, desde Barcelona La Pegatina y desde La Plata, Cruzando el Charco.

TOQUE

Con puntualidad charrúa, apenas dieron puertas en el Tatro Vorterix los Cuatro Pesos reventaron los parlantes, ya consolidados sin su ex cantante Diego Rossberg, mostraron en apenas una hora de show, un recorrido por sus mejores canciones que repasó entre otras, ‘Mi revolución’, ‘La Máquina’ con cover de ‘Smells like teen spirit’ de Nirvana incluido y salida de Gastón Puentes a poguear con su gente,  ‘La Balacera’, ‘Gluglu’ y ‘Por el suelo’ de Manu Chao.

Tal vez te interese escuchar: “No es posible estar dentro de Cuatro Pesos de Propina sin sentirse amigo de los demás”

CONCIERTO

Imposible imaginar a estos rumberos sin serpentinas. El telón del Vorterix se reabrió con una explosión de hits y papelitos de colores flotando en el aire, con una lista festivalera que apuntaba al corazón, los catalanes dieron directo en el centro. ‘Y volar’, ‘Lloverá y yo veré’, ‘Miranda’ con final mannequin challenge. Los trashumantes españoles aprenden de todo lo que tocan de tanto girar por el mundo, se notó en ‘El curandero’, una semejanza cuartetera a sus amigos de Los Caligaris, siguió el cover de ‘Quizás, quizás, quizás’ coreado en un perfecto inglés. Y hasta apareció Tomasin para mostrar sus dotes de eximio bailarín. El  grup de Moncada es guardo per al final de la festa (disculpen mi catalán) ‘Una mirada’,  el súper hit ‘A los que’ y ‘Maricarmen’ con los vientos de Cruzando el Charco. Para la despedida volvió ‘Lloverá y yo veré’, (con culito blanco al aire de Romain Renard y un mosh fantástico) fue la última canción en suelo argento de los buenos de La Pegatina. A los comandados por Adrià Salas no nos queda más que desearles SALUT!…. I FORÇA AL CANUT.

Tal vez te interese ver a La Pegatina en #ATEtv📺

RITUAL

El Vorterix es un horno, diez menos cuarto, la gente agita “vamos Cruzando el Charco, vamos Cruzando”, la energía que estuvo casi toda la noche del lado del escenario se la apropia el público y la lista, de 23 canciones, elegida por los platenses regula como un motor bien afinado detrás del telón cerrado. Francisco Lago está en el escenario, las pibas hacen caballito, y los bonaerenses arrancan sin dudar un segundo un repaso por sus cuatro discos y una canción nueva que formará parte de su próximo trabajo discográfico, entre reggaes, rocks y alguna cumbita romántica. Hay ritual, se puede ver el vapor de los cuerpos transpirados, se puede oler el humo dulzón de la nochecita gasolera de verano, se puede escuchar de a ratos el hitazo MMLPQLP. La gente sonríe, les novies se besan. En el puesto de merchandising todes miran y poques compran. Adrià Salas mete voces en ‘Luna Maleante’. La noche lo tuvo todo, fiesta, guirnaldas y papelitos con una orquesta,  cantantes, malabaristas, quinientas velas que alumbraron la noche eterna.

Tal vez te interese ver la entrevista con Francisco Lago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: