“Mezcla de sonrisa gris, llanto feliz y dolor”, el inagotable recuerdo de ‘Tavo’ Kupinski


Por Pablo Storni

“Los arreglos de los temas los tengo tatuados, los tengo metidos adentro del cuerpo. Nunca me los voy a olvidar. Es una cuestión de cariño y de entrega absoluta.”

Tal vez te interese leer: A 9 años del último Ritual de Los Piojos, un tatuaje azul que se lleva en el alma

Cada 4 de enero, el pueblo piojoso homenajea a ‘Tavo’, el talentoso músico que a los 9 años comenzó a tocar la guitarra y que a los 17 se integró a Los Piojos, el grupo con el que grabó 9 discos y 2 DVDs y aportó grandes creaciones como ‘Sudestada’ y ‘Gris’, entre otras.
Nacido el 18 de enero de 1974 en Buenos Aires y criado en el barrio de Palermo, Gustavo Hernán Kupinski supo desde niño cuál era su pasión. Se le complicaba utilizar su característico instrumento por ser zurdo, pero eso nunca fue un impedimento para él. Estaba a Punto de terminar sus estudios en la escuela de música Juan Pedro Esnaola cuando se unió a Los Piojos. Su refinada técnica rítmica, su talento y constante dedicación y su participación en los arreglos vocales lo convirtieron en una pieza clave del engranaje de una de las bandas más importantes del rock de Argentina.
La separación del conjunto liderado por Andrés Ciro Martínez en 2009 fue un momento difícil de digerir para Kupinski, que incluso manifestó que no había sido consultado por la decisión de ponerle un punto final al proyecto, o como se decía por aquel entonces, hacer “un parate”. Pero aún tenía mucho para ofrecer, y a los pocos meses formó Revelados junto a Pablo Guerra (el guitarrista al que había reemplazado en Los Piojos), dos ex compañeros de su anterior banda (Sebastián ‘Roger’ Cardero y ‘Changuito’ Farías Gómez) y ‘Jony’ Cuella. Al mismo tiempo fue invitado a sumarse a Las Pelotas. “No puedo creer estar ahí, siempre fui muy fana de ellos. Los iba a ver desde antes de que grabáramos ‘Chactuchac’. Germán Daffunchio es un ángel y los pibes son increíbles. Recibí un reconocimiento que jamás hubiera esperado”, manifestó ‘Tavo’ en su última entrevista, realizada por el Suplemento Sí de Clarín en 2010. Se venía un verano de 2011 muy prometedor, que incluía presentaciones con ambos grupos en el Cosquín Rock, pero el destino le jugó una mala pasada.

El 4 de enero de 2011 a las 18:25, el músico falleció luego de despistar y volcar el vehículo que manejaba por la Ruta 63 a la altura de la localidad bonaerense de Dolores. Su esposa, Flavia Cuéllar, también perdió la vida en el acto y Blanca, la hija menor del matrimonio de apenas 2 años, murió una semana después como consecuencia de las fuertes heridas sufridas en el accidente del que sí sobrevivió su hermana mayor, Lara, quien por entonces tenía 4 años y al ser llevada al hospital fue dada de alta de inmediato al sufrir lesiones mucho más leves.
Se cumple un nuevo aniversario, ya pasaron ocho años y nos cuesta creerlo. Pero seguramente ‘Tavo’ estará organizando un nuevo Ritual y esta vez será eterno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: