Stone Temple Pilots Y Bush en el Teatro Ópera: el grunge, más vivo que nunca

Por Nata Molina / Ph:Victor Guagnini

Stone Temple Pilots se presentó junto a Bush el martes pasado en el Teatro Ópera Orbis, en el marco de su ‘Revolución Tour’, que ya giró por Perú y 3 ciudades de Brasil.

Nico Bereciartua y su banda fueron el primer conjunto en pisar el escenario. Premio Gardel, ex Riff y Viticus, con una trayectoria que incluye una gira extensa en Europa y Estados Unidos, son algunos de los hechos que se pueden ver plasmados en su show. Desde la calma instrumental ’18 de enero’ o la más blusera ‘Arenga’, sus melodías se llevaron los aplausos de los fans que ya estaban instalados en el Teatro Opera por la tarde, a quienes Nico agradeció el respeto como artista telonero.

BUSH

Somos Bush… qué bueno estar aquí, por fin” saluda Gavin Rossdale, cantante de la banda que lidera desde 1992. ‘Machinehead’ y ‘The Chemicals Between Us’ obligaron a todos los que se encontraban sentados a ponerse de pie, porque claro, ¿quién se atrevería a quedarse sentado con semejante despliegue? Pero no quedó demostrado solo en el escenario.

Tanto los fans de Bush como los que se acercaron a Avenida Corrientes por los Pilots quedaron maravillados con el carisma de Gavin, quién bajó a cantar con el público en ‘This is War’ e incluso subió a ¡la platea alta! en ‘Little Things’. Selfies, choques de mano y reverencias de por medio.

El climáx del show llegaría con su versión pesada de ‘Come Together’, el tema beatle que llevan al vivo desde 2011. Desde esta muestra de orgullo británico pasaron a la nostalgia, con ‘Glicerine’ y ‘Comedown’, de su primer álbum ‘Sixteen Stone’, de 1995.

STONE TEMPLE PILOTS

Mientras se oye una versión con violines de ‘Trippin’ on a hole with a paper heart’ los Stone Temple Pilots aparecen en escena con ‘Wicked Garden’, de su primer disco ‘Core’ (1992). Con ‘Crackerman’ y ‘Vasoline’, ya se podía apreciar como pasamos de ‘estar de pie’ a “dar saltitos eufóricamente en lugar”.

We love you Argentina, it’s been a while”, confiesa Robert Di Leo, bajista de la banda californiana. Junto con su hermano Dean y el batería Eric Crotz no pisaban suelo argentino desde 2011. Pero una cara nueva acompaña a estos gigantes del grunge: Jeff Gut, que lleva la pesada carga del legado del fallecido Scott Weiland en sus hombros. Sin embargo, está a la altura de las circunstancias, y lo prueba con los dos temas que sacó el año pasado con la banda, para el homónimo álbum: ‘Meadow’ y ‘Roll Me Under’, en este último, paseándose entre el público.

Los lentos ‘Creep’ (Jeff cantó el tema entero sosteniéndole la mano a una fan), ‘Interstate Love Song’ y el hit ‘Plush’ hicieron a los amantes del grunge cerrar los ojos y volver a los 90’, la época en que esos temas eran populares en MTV. Pero el descontrol llegó sobre el final: en ‘Trippin on a hole with a paper heart’ y ‘Sex Type Thing’, la audiencia no solo hizo temblar el recinto desde sus asientos, sino que también se amontonó en pogos en los pasillos – e incluso alguno sin la remera puesta. Como bien expresó el cantante de Bush en un esforzado español, la música no solo es para relajarse, también es esencial para sobrevivir. Y el grunge, aunque su apogeo haya pasado, está más vivo que nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: