Lo’Pibitos en La Trastienda: el ritmo y el flow en su punto caramelo

 

Por Facundo Bonini. Fotos  por Sofi Rotella.

Los de Villa Crespo despidieron a ‘A punto caramelo’ con un repaso por su discografía y nuevamente demostraron que el formato big band les queda cada vez mejor.

 Lo´Pibitos tocaron este sábado en La Trastienda para despedir definitivamente ‘A punto caramelo’, con un show contundente y súper bailable. El ambiente fue puramente festivo desde el primer momento, con los acordes de la intro instrumental que abre el disco, para inmediatamente pasar al dubstep de ‘Envión’, destacándose los coros de Emme para armonizar y complementar las rimas de los MC Eldog y Tomy Tomasso.  Para seguir bien arriba, llamaron al primer invitado de la noche, Maikel, de Kapanga, que sumó distorsión a ‘Pin Pun’  y se adaptó rápido al formato big band que los de Villa Crespo adoptaron en el último tiempo. Un formato que le queda cada vez mejor al grupo, con momentos de gran vuelo, como el solo de percusión de Jean Luka Arbe en el final de ‘Mágico’, aplaudido por todos los que estaban en el local de San Telmo. Ante semejante performance de sus compañeros, Eldog pidió un fuerte aplauso para “esta banda, me siento afortunado de tocar con ellos”.
Los MC saludaron a todos al grito de “¿Cómo la están pasando esta noche gente?, ¿Están listos para ir hasta abajo?” antes del salto general de ‘Está en ti’, que generó el primer pogo de la noche, armando un clima de fiesta y diversión en todos los presentes, un clima de pachanga que continuó con la canción que lleva el nombre del disco homenajeado y ‘Jarabe’, la del pegajoso estribillo “desactivar el radar y activar el sonar”. El mayor agite en la noche se dio cuando sonaron los suaves y veraniegos acordes de ‘El ritmo de la vida’, la canción que se revela como el gran hit del grupo.
La banda se siente cada vez más cómoda en este formato numeroso, funcionando cada vez mejor, dominando las herramientas y los trucos del funk, el hip-hop e incluso el reggae, destacándose nuevamente el bajo de Juan “El niño” Jiménez  y las guitarras de Rody Arbe y Andrés Cortes.  La batería de Jeremías Segall, los teclados de Marto Aguilar y la solvencia de la sección de vientos completan una banda armónica, que sabe cómo y cuándo crear climas y generar sensaciones en los que van a verlos.
La reversión de ‘La rubia tarada” y ‘Just chilling’ marcaron el fin del concierto y el final de una etapa para esta banda ya que en los agradecimientos, los cantantes anunciaron la despedida de “A punto caramelo” para dar lugar a los temas del nuevo disco. Como bonus track, se despidieron con un cierre instrumental “a todo ritmo” y el anuncio de nuevos shows y nuevos temas para octubre.


→Mirá la galería completa acá←


 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

[Imágenes sujetas a la Ley de propiedad intelectual N° 11.723. Pueden usarse y compartirse sin cortar, editar, borrar, eliminar, y/o tapar la firma de la fotógrafa. No pueden reproducirse con fines comerciales.]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: