La Vela Puerca en Flores: mucho más que una banda amiga

 

Por Yaye Amorin | Fotos por Mara Cancino

A pocos días del lanzamiento del próximo disco, ‘Destilar’ , La Vela Puerca dio una serie de recitales en Buenos Aires y Capital.

No vinieron a promocionar nuevo disco, tampoco lo hicieron en el marco de la gira ‘Festejar para sobrevivir’, que los llevó a recorrer el país durante 2016 y 2017, y posteriormente lanzar el DVD homónimo. Sin embargo, los 3 shows en el Teatro Flores, los 2 en el Auditorio Oeste y el del Auditorio Sur agotaron entradas. Y si bien fue el mismo repaso de temas de la discografía el que hicieron en todos los toques y no dieron a conocer ningún adelanto del séptimo disco de estudio, que será lanzado en nuestro país el 18 de mayo, la gente se fue contenta.
La cercanía con el público y la intimidad generada en salas más chicas que los estadios en los que acostumbran a tocar revive las palabras de Sebastian ‘Cebolla’ Cebreiro al momento de presentar la gira, en octubre de 2016: «Nuestra relación con el público la llevamos mucho mejor a cabo en un lugar chico porque a nosotros nos gusta contar historias y mirar a la cara de la gente cuando contamos esas historias. Estar ahí y el contacto sangriento, por decirlo de alguna manera. Nos gusta defender nuestras canciones con las tripas en la mano.»
¿Puede transmitirse esa cercanía con el público de otra manera? Cantar ‘Mi semilla’ sentado entre el público de la valla, cerrar con ‘José sabía’ en versión acústica junto al público, o mirar a la gente de cerca a los ojos mientras se rockea no es la única manera en la que una banda puede «aguantar el corazón» de sus seguidores.
El 3 de mayo fui a ver a LVF en el Teatro Flores. En el ingreso fui abusada por el personal de seguridad y prevención, reaccioné varios minutos después, compartí mi indignación en el evento en Facebook y empecé a recibir un sinfín de comentarios y mensajes privados de chicas que sufrieron abusos iguales y peores, propinados por el mismo personal. Grabé un video que fue visualizado por seguidores velerxs y por personas que frecuentan el Teatro para recitales, armé un grupo de chicas que vamos a hacer las denuncias correspondientes y, en tan sólo pocas horas, el acontecimiento y los testimonios llegaron a la banda. Antes de la segunda fecha, me llegó un mensaje contándome que el manager del grupo y el Teatro de Flores estaban reunidos por este tema ya que la banda no quería que sus seguidores quedaran expuestxs a manoseos, abusos y maltratos en la entrada. Hablé con muchas chicas que tenían entradas para los shows que quedaban y sentían miedo de ir y pasar el cacheo (y no es «ser exagerada». Los abusos iban desde meter las manos adentro del corpiño, levantar la remera, tocar la cola por dentro del pantalón, y hasta propinar golpes).

Pasado el último recital recibí mensajes contándome cómo el personal de seguridad y prevención del Teatro Flores actuó como debería haberlo hecho siempre. Yo me alegré porque no naturalizamos más los abusos y porque la sororidad que aflora entre seguidoras de La Vela Puerca y chicas en general fue decisiva para que se animaran a contarme los abusos que sufrieron y que ahora nos estemos encaminando a denunciar. Me alegré por nosotras, porque ya no nos callamos más y también porque la banda se hizo cargo y en vez de mirar para otro lado, se plantó por sus seguidores. Me alegré porque los sigo y porque desde ahora son mucho más que una banda amiga que me aguanta el corazón.


¡Mirá la galería completa!


El pase de diapositivas requiere JavaScript.


[Imágenes sujetas a la Ley de propiedad intelectual N° 11.723. Pueden usarse y compartirse sin cortar, editar, borrar, eliminar, y/o tapar la firma de la fotógrafa. No pueden reproducirse con fines comerciales.] 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: