La locura de Las Pelotas en La Trastienda

Por Melania Leto | Fotos por Alejandro Minniti

Con la misma fuerza que hace 30 años, Las Pelotas se subieron una vez más al escenario. Dos fueron las citas:jueves 31 de enero y viernes 1 de febrero. La Trastienda. Ambos shows agotados. Nada podía salir mal.

En el campo del clásico lugar ubicado en San Telmo se iba colmando de a poco, muchos con cerveza en mano para poder zafar un poco del calor. Sabíamos que igual, una vez que la banda saliera, el calor iba a ser imposible de evitar. Pero claramente no importaba.

La banda liderada por Germán Daffunchio ya estaba lista para empezar con ‘Basta’, tema que pertenece al disco que lleva el mismo nombre. El público estaba prendido fuego (y no por el calor que ya se empezaba a sentir), continuaron con ‘Qué podes dar’ para dar oficialmente comenzado el show.

El ambiente de La Trastienda era muy familiar, tanto arriba del escenario como del lado del público. Empezando por el look de ellos, el cantante estaba en ojotas y una bermuda de tela. Y sobre todo Gabriela Martinez, con un jean y zapatillas deportivas, fue quien tuvo más interacción con la gente, creo que no quedo nadie sin recibir una sonrisa o un gracias de ella.

‘Siempre estará’ y ‘Personalmente’ fueron dos fuertes que vinieron una detrás de otra y eso que recién estábamos a mitad del toque. Ni hablar cuando sonó ‘Escondido bajo el brazo’, la ola de gente gritando “temón” y acompañando con el pogo que hacía temblar –literalmente- el piso del lugar.

“Chau loco nos vemos, es un placer estar con ustedes”, así se despedía el ex Sumo después de veinticuatro canciones en total. Cerraron con ‘Shine’ y de esa manera, después de una hora cuarenta de la energía que Las Pelotas saben tener y manejar, terminó la primera noche de La Trastienda.

Lista de temas del jueves 31 de enero:

Basta

Que podes dar

Desaparecido

Ya no estás

Victimas del cielo

Era

Como se curan las heridas

Siempre estará

Personalmente

Cerca de las nubes

Algún día será mejor

Escondido bajo el brazo

Hasta el fondo del rio

Si supieras

Uva, uva

Cuando podrás amar

Bombachitas rosas

¿Para qué?

Corderos de la noche

Rompiendo la puerta

Sin hilo

Sueños de mendigos

Bis:

Capitán América

Shine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: