Hosen Fest: La gran fiesta punk Argento-Alemana

 

Por Facu Bonini | Fotos Mara Moreno

Los alemanes organizaron su propia fiesta en el Club Ciudad y trajeron un pedazo de Dusseldorf a Buenos Aires.

Los Die Toten Hosen se pusieron la pilcha de anfitriones y organizaron su propio festival en el Club Ciudad. A pesar de las lluvias mañaneras, el predio del barrio de Nuñez entró en clima desde temprano para disfrutar de Campino, su banda y sus amigos. El sol de noviembre y el calor le ganaron al mal tiempo y el lugar pronto se llenó de fans argentinos y los alemanes locos que siguen a la banda por todos lados. Las remeras de Cadena Perpetua o A77aque se mezclaban con las del Fortuna Dusseldorf o el Borussia Dortmund. Desde temprano la mezcla de acentos y culturas convivieron y rieron, muchas birras de por medio.

El festival comenzó con los acordes de Fútbol, la banda más joven de la grilla. Con su rock directo, le dieron la bienvenida a los que iban llegando y se acercaban a tomar la primera (y quizás, única, por el precio) cerveza de la tarde o probaban algo en los stands del patio cervecero. Los puestos también ofrecían recuerdos de las bandas a precios razonables. Discos, remeras y hasta vasos y bandanas formaron parte de la oferta. Más tarde fue el turno de Mal Pasar, que desplegó sobre el escenario toda su experiencia de más 20 años en la ruta y brindaron un show sólido. Luego llegaron los Argies, que llevaron su experiencia colectiva y contracultural a un escenario masivo. Después les toco a los alemanes de KraftKlub que con mucha onda, cantitos (¡Eeeey Quilombo!) y saltitos varios se fueron ganando al público con un estilo similar a The Hives.

Mientras el sol brillaba en lo alto, fue el turno de Pilsen. La banda de Pil Trafa presentó una lista de temas propios, clásicos de Los Violadores y hasta el cover de ‘I Fought The law’ de The Clash. La presentación tuvo algunas particularidades, como el golpe que se pegó el “Tucán”Barauskas en el escenario o el corte del audio mientras el cantante anunciaba su fecha en Ultrabar el próximo fin de semana. La hora del atardecer fue la hora de Cadena Perpetua, que presentó una lista de clásicos indestructibles más el nuevo tema ‘Muertos vivos’, destinado a convertirse en clásico entre la fiel y quilombera hinchada cadenera.

La intensidad de Cadena fue amplificada por A77aque un rato después. A caballo de temazos como ‘Espadas y Serpientes’, ‘Hay una bomba en el colegio’, ‘El cielo puede esperar’ y ‘San Fermin’, el grupo de Mariano Martinez fue desplegando una lista combativa como reafirmación de sus principios. Principios que Martinez enuncia antes de ‘Setentista’, dedicando el tema “al pueblo argentino que sufre las consecuencias de estos gobiernos que nos están chupando” y pidiendo que “canten más fuerte” el tema del año. En tu cara, Rolo Sartorio (?).

Luego de estas mini tormentas eléctricas, llegó el turno del plato principal. Después de desplegar dos banderas con el clásico logo de la banda traducido al español (“Hasta el Amargo final” se leía en los trapos), comenzó el show de los Hosen, con un Campino eléctrico y desafiante, que conectó con los presentes como en cada visita. Muchas de las ideas que no puede decir en su simpático español, el guitarrista Breiti las traduce y el cantante asiente. “Gracias por venir. Estamos muy conscientes de este momento difícil para la Argentina. Esperemos que se encuentre una solución” dice el violero y la monada nuevamente putea al presidente. También hubo tiempo para que una fan brasilera suba a cantar ‘Paradies’, que los alemanes del público se pongan eufóricos con cada canción y que se pudra todo con ‘Blitzkrieg Bop’ de los Ramones, ‘Should I stay or Should  I go’ de The Clash, ‘1, 2,Ultraviolento’ con los Pilsen u ‘Opel Gang’.

La lista fue una recorrida de temas de todas las épocas, desde los más viejos como ‘Liebeslied’, ‘Hier Kohmt Alex’, la historia de ‘Bonnie And Clyde’, hasta temas recientes como ‘Auswärtsspiel‘ (partido de visitante), ‘Du lebst nur einmal’  o ‘Tage Wie Diese’ (Días como estos). El cierre con ‘You`ll never walk alone’, con Campino vestido del Liverpool y la gente revoleando las remeras cual hinchada fervorosa, fue la reafirmación de su pulso futbolero y allí se encuentra una de las razones por las cuales los Hosen son locales en Argentina.

 

¡Click acá para ver todas las fotos!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

[Imágenes sujetas a la Ley de propiedad intelectual N° 11.723. Pueden usarse y compartirse sin cortar, editar, borrar, eliminar, y/o tapar la firma de la fotógrafa. No pueden reproducirse con fines comerciales.] 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: