Festipantera en Konex: mujeres unidas, jamás serán vencidas

Por Lola Baron | Fotos por Ludmila Cid

La revolución será feminista o no será

En el marco del día de la mujer y la marcha reclamando la igualdad de género, entre otras cosas (que no se debería estar ni pidiendo), Miss Bolivia, la famosa cantante que se ha portado la bandera del feminismo en más de una ocasión y lo refleja en su arte, organizó un festival integrado por artistas mujeres el domingo 10 de marzo. Festipantera es su nombre y al final del día, la compositora aclaró que planea hacer más de una edición de estos.

La Amnistía Internacional, un movimiento global que funciona en diferentes países y que trabaja por los derechos humanos, estuvo presente repartiendo información y dando a conocer los distintos temas que se tratan, sobretodo concentrándose en los temas más actuales de Argentina: aborto legal, seguro y gratuito, la ESI y, el más reciente, Niñas No Madres.

La convocatoria de artistas tenía mujeres desde el ámbito más nuevo como Femigangsta, que recién empieza e incursiona en todo el nuevo movimiento del rap, hasta las más consagradas como Miss Bolivia o incluso, la banda Kumbia Queers que sus temas para bailar y con mensajes claro y fuertes ya están presentes hace rato.

Además fue agradable y entretenida la presencia de la Srita. Bimbo, comediante feminista, que introdujo a las artistas y dio tres lecciones valiosas que en el colegio no te enseñan:

1. La policía no te está cuidando

2. Jesús tampoco

3. El feminismo abarca a las mujeres, trans, travestis

Chocolate Remix, el grupo liderado por “Choco”, definitivamente puso a bailar a todo el Konex con su reggaetón para lesbianas, así como lo definieron, incluso cerrando con sus temas reversionados de ‘Gasolina’ y ‘Baila morena’. El programa de ir a bailar puede llegar a ser completamente distinto si se trata de música que incluya a Chocolate Remix: definitivamente las ganas de salir estarán.

Susy Shock, la artista trans sudaca, también dio el presente, siendo la que abrió todo el festival con canciones que nos daban ganas de reír y canciones que nos daban ganas de pararnos con nuestro puño en alto, con esa poesía de la que ya no hay.

Y, como siempre, la rapera con más flow de la calle Bolivia dio cátedra de todo: música, letras y feminismo. El festival no podría haber cerrado de mejor manera, con una “lectura” de la canción ‘Paren de matarnos’. Era solo Miss Bolivia recitándola, sin música ni cánticos.

Un festival que demostró unión, sororidad y un grupo humano (entre espectadoras y artistas) dispuestas a tirar para un mismo lado. La revolución será feminista o no será.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: