El sol de México viene asomando

Por Yaye Amorin.

A más de 35 años de su primera visita, la voz masculina más importante de Latinoamericana vuelve a presentarse en nuestro país. Te contamos algunos datos acerca de la relación Micky – Argentina para que entiendas por qué sigue siendo el Rey.

.

Cuestión de piel

Su primera visita a nuestro país fue en 1982. Tan sólo año atrás había sido su debut televisivo en México, con ‘La Malagueña’, pero para las adolescentes argentinas, la participación en el programa local ‘Sábado de todos’ alcanzó para convertirlo en su rockstar favorito.

.

Amanecí en tus brazos

No fue hasta los 12 años que pisó nuestro país, pero el vínculo con Argentina data desde antes de su nacimiento.
Su padre, el cantante español Luis Rey, y su madre, la modelo italiana Marcela Basteri, se conocieron en Mar del Plata. Por diferentes razones, ambxs vivían en Buenos Aires.

.

Amor a mares

El éxito no sólo se midió en la locura desencadenada que provocaba cada visita. En nuestro país, sus álbumes le valieron varios discos de platino, doble platino, diamante, oro y primeros puestos en ventas y preventas.
En 1999 lanza ‘Amarte es un placer’ y acumula 4.500.000 de placas vendidas (contando toda su discografía).
‘Mis Romances’, editado en 2001, llegó a ser el tercer disco más vendido del año, a pesar de no haber sido promocionado localmente.

.

Adolescente soñador

Micky tenía el talento y las ganas para convertirse en un artista exitoso a nivel internacional, pero le faltaba algo… o alguien.
Fue Hugo López, el empresario argentino que a fines de los 80 se convirtió en su manager y en «su segundo padre», quien orientó su carrera y lo aconsejó al joven.
Lucía Miranda, ex esposa del fallecido representante, dijo que López «fue como un padre para él cuando era un adolescente. Tenía 18 años, se había peleado con su papá y hacía dos años que había desaparecido su mamá, los hermanos se quedaron solos. Hugo fue la persona que lo guio, lo apoyó y lo orientó.»

.

Marcela

Al lanzar su quinto disco, ‘Palabra de honor’, Luismi ya era una estrella consolidada en América Latina. Por esos años, si bien era un adolescente, su vida familiar quedaba relegada a un segundo plano por las obligaciones laborales de la exigente agenda que le marcaba su padre.
El 16 de marzo de 1985, al presentar su último material discográfico en el Estadio Luna Park, su madre viajó a Buenos Aires para sorprenderlo.
Ese encuentro, en Argentina, fue la última vez que Luis Miguel vio a su mamá.

.

Hasta que vuelvas.

Su última visita al país fue en 2016. El Sol de México dio un show en GEBA.
Repasó sus clásicos, cantó los más románticos, bailó, regaló rosas, hacia el final del recital pateó al público las pelotas con su nombre, y se despidió.
En pocos días se presentará en el Orfeo de Córdoba y dos veces en el Campo Argentino de Polo. Las entradas se vendieron muy bien. La gente espera en las inmediaciones de los estadios. Los medios hablan de su llegada.
Y él… él sigue siendo el Rey.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: