Buena Vibra: Radiografía de la música (y) de una época

Por Joaco Ibarra | Fotos por Sofi Rotella

Juventud, emergentes y consagrados

Mejor tarde que nunca, Ainda Dúo abrió el Buena Vibra con mucho estilo. El sol de la tarde pegaba fuerte en el predio Malvinas Argentinas y la sombra fue ganando lugar muy de a poco. Aunque el calor acompañó toda la jornada, ya para cuando los hermanos Valdes se subieron al escenario la gente se animaba a bailar y la banda house que incita bastante a mover las caderas lo aprovechó al máximo.

Con una doctrina Lollapalooza (que incluye gente y fila en todos lados) el indie se hizo presente y la buena onda entre la juventud se notó abajo y arriba de los escenarios, con invitades por todos lados. Las Ligas Menores tocó con ‘Niño Elfefante’ de El Mató (quizás la banda indie que faltaba). WOS se sumó – como casi siempre-  a tocar con Banzai F.C. que agradeció constantemente a Militantes del Climax y no se olvidó de Sara Hebe a la hora de dedicarle alguna rima a Palazzo.

LOUTA subió como siempre mucha gente al escenario, entre ellas a Zoe Gotusso de Salvapantallas. Pablo Vidal, de El Kuelgue, con su saxofón le agregó un poco más de estilo (por si con todo el que tiene Goyo no alcanzaba) al show de Bandalos Chinos. Y así toda la tarde. Para la gente, inolvidable. Artistas paseándose por todos lados con total naturalidad cuando se bajaban del escenario y sin escaparle a la gente.

Para las bandas más chicas también fue inolvidable. Desde Banzai F.C le dijeron a ATE que fue “un sueño”, agradecieron la oportunidad y confesaron que esperaban menos gente pero el hecho de que se haya atrasado todo los favoreció. Para otras bandas que vienen en crecimiento hace rato como Usted Señalemelo o Militantes el show fue más consagratorio. Y las más veteranas como El Kuelgue, que siempre la rompe en vivo, directamente se subieron a divertirse al escenario. Una de las bandas que más colmó el predio (por no decir la que más). Se burlaron hasta de ellos, hicieron stand “trap” (stand up con autotune), agradecieron la ola vegetariana y vegana y se acordaron de cada una de las personas que hizo posible el Buena Vibra.

“¡Para vos, Palazzo!”

Mucho indie y derivados del hip hop en los escenarios pero en un festival de música argentina no podía faltar algo de rock ¿La couta rockera? Marilina Bertoldi. La rompió literalmente toda y le dedicó a Palazzo un solo de guitarra mientra se agarraba la concha, por si quedaban dudas sobre el mensaje que quería mandar. Una setlist que mezcló ‘Prender un fuego’, ‘Sexo con modelos’ y ‘Racat’ para mostrar, como ya sabíamos, que talento no le falta. Un ratito después en ese mismo escenario se subieron los chicos de Los Espíritus a ponerle su firma rockera también. Prolijos como siempre, volvieron a innovar con sus propios temas y confirmaron que se viene un cuarto disco, tocando uno de los nuevos.

Sara Hebe cerró la noche (ya madrugada del domingo) de La Paternal con toda su fuerza y baile a lo loco. Siguió con el reclamo social que se hizo presente todo el festival, y todo el feminismo que la caracteriza. Mientras la gente, que se había bancado ya casi diez horas de festival no paraba de bailar.

Vista previa(abre en una nueva pestaña)

Al Buena Vibra lo único que le faltó es que dejaran sacar la cerveza y el fernet del patio cervecero. El resto fue la radiografía perfecta de la época.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: