Almendra y el medio siglo de un momento histórico del rock “que nunca ha de morir”

 

Por Pablo Storni.

El 27 de julio de 1968 se grabó el primer simple de Almendra, banda no solamente pionera del rock en Argentina, sino también una de las más destacadas e influyentes de toda su historia.

.
“Para saber como es la soledad
tendrás que ver que a tu lado no está
quien nunca a ti te dejaba pensar
en donde estaba el bien,
en donde la maldad”.

Un muy joven Luis Alberto Spinetta (voz principal y guitarra), con apenas 18 años, y junto a Edelmiro Molinari (guitarra y coros), Emilio del Guercio (bajo y coros) y Rodolfo García (batería), fue el autor de la letra de ‘Tema de Pototo’ (con música de Molinari), el track ubicado en el Lado A del simple lanzado a la venta el 20 de septiembre de ese mismo año y que se convirtió en una obra imprescindible a la hora de repasar los grandes momentos de este género. El material, grabado por el sello RCA, incluyó en el Lado B la canción ‘El mundo entre las manos’ (letra de Spinetta y música de García).
Fue la primera de las dos canciones de ese primer sencillo una de las más populares en la historia de la banda, un éxito que los motivó a lanzar al año siguiente su primer y disco de larga duración, ‘Almendra’. Muchos temas musicales se han dedicado y se siguen dedicando a la amistad, pero este posee la particularidad de estar dedicado a “un amigo que no está” y la soledad reflejada en esa angustia por esa pérdida que afortunadamente no fue real.
.


Mario D’Alessandro es ‘Pototo’, el protagonista de esta confusa historia que inspiró al ‘Flaco’ a escribir esta letra dedicada a su entonces compañero de secundaria en el Instituto San Román (donde cursaron los cuatro integrantes de Almendra) del barrio porteño de Belgrano, y así lo contó en una entrevista publicada hoy en el Diario Clarín: Yo estaba de viaje de egresados, con el curso, en Colonia Suiza, a 30 kilómetros de Bariloche. Luis no fue, iba a ir, pero surgió que le piden grabar un demo para pasarlo en la radio, esa fue la causa por la que no estábamos juntos. Y yo había quedado con una noviecita en que si después del viaje me iba a Miramar, le iba a mandar un telegrama para avisarle, así nos reuníamos allá. Era algo muy escueto, y tenía que decir: ‘Reservar. Pototo’. Se lo mandé. Y a ella le llega: ‘Falleció Pototo’”.
.

Mario ‘Pototo’ D’Alessandro, en la actualidad

Hoy, con tantos avances en la tecnología y la posibilidad de establecer comunicaciones al instante y en cualquier rincón del mundo, ese malentendido podía evitarse y nos hubiésemos perdido, quizá, de escuchar esta maravillosa obra que hoy cumple medio siglo de su grabación y mantiene intacta su vigencia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: