19 años de TV y Café (con leche)

 

Por Nata Molina.

Era 1999, llegando al final del milenio, en la radio sonaban temas como ‘Smooth’ de Santana con Steven Tyler, ‘All the small things’ de Blink-182, ‘Scar tissue’ de los Red Hot, a final de año llegaría ese riff potente de Offspring, en Pretty fly for a white guy. Pero el grunge ya no sonaba como antes, y el britpop estaba completamente desvanecido. El rock y los géneros donde predominaban las guitarras perdían su supremacía.
El mercado se ampliaba aún más, partiendo del auge de los 80s de los vídeos musicales en MTV, con Britney, que se estaba haciendo un lugar en la industria musical y en el pop con su primer álbum y ese vídeo de ‘Baby one more time’, Ricky Martin nos haría bailar con Livin La Vida Loca, y Eminem (cuando todavía no era rap god, sino un controversial más) lanzaría ‘My name is’. Tendríamos one hit wonders como Blue (da ba di badá, dabadídabadá), y no podemos no mencionar a la boyband más icónica de los 90, los Backstreet Boys con ‘I want it that way’.

Y en el medio de todo este quilombo, una canción nos devolvió a los principios de la década. Donde ciertas guitarras estridentes de Manchester competían en ventas con acordes más suaves provenientes de Londres.Para una canción particular de13 (el sexto álbum de Blur), Damon Albarn le confía el micrófono a su guitarrista Graham Coxon– en momentos donde su relación estaba bastante tensa – y este último escribe un tema con la cabeza en su lucha contra la bebida, y cómo las cosas se podrían solucionar quedándose en casa, viendo tele y con una copa de café. Pero son esas guitarras, esa nostalgia de los días de Parklife y The Great Escape son los que hicieron de ‘Coffee and TV’ un éxito.
Pero para ser realista, tuvieron una gran ayuda, y no precisamente de carne y hueso. Así como Jamie Hewlett reinventaría a Damon en la figura de 2-D años más tarde, Graham aparecería impreso en un lado de un cartón de leche, que sin dudas cuál horrocrux, tiene hasta el día de hoy parte de su alma. Claramente, este no era un lácteo común y corriente. Blanca y azul, con brazos, piernas y unos ojitos que compran a cualquiera, la creación de Hammer y Tongs sería la protagonista del vídeo más icónico de ese año, si no fue de los 90s.

.
En los 6 minutos que dura ‘Coffee and Tv’ ‘Milky’ nos sumerge en la peligrosa búsqueda de Graham, donde atravesará toda la ciudad para que el chico de lentes retorne con su familia sano y salvo. SPOILER, lo logra, pero encontrando al amor en el medio, y conmoviendo a los espectadores como un corto más de pixar. Premios por parte de MTV, NME, y un montón de merch no tardaría en llegar.

Por esta lucha con el alcoholismo, Coxon iría a rehabilitación en 2001, pero no lo dejarían volver a la banda para ‘Think Tank’ (2003). Blur entra en un impasse, Damon se enfoca en Demon Days. La banda se reúne en 2008, en 2009 encabezan el Glastonbury. Oasis se separa. Idas, vueltas. Blur volvería a sonar fuerte con ‘The magic whip’ en 2015.
.

.
Hoy, 19 años después de la que quedó como ‘la canción de la lechita’, hoy un ícono indiscutido de la banda, siempre que sintamos la melancolía, ese deseo de volver el tiempo atrás, esa nostalgia, podemos recurrir a ‘Coffee and TV’, dejarnos llevar por su melodía y como dice la canción, “we could start over again…”
.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si llegaste hasta acá, sos merecedor de este #diys para que armes a propios tus milkies.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: